Aspectos sobre los embargos al salario y las prestaciones

Por John Alexander Morales P.
Abogado Especialista en Derecho Administrativo
Especial para Jurídica al día

Dentro del gran cúmulo de inquietudes que sobre temas
jurídicos llegan a esta Web, se cuentan las referentes a la ejecución de órdenes
de embargo sobre salarios y prestaciones sociales, además, de la situación que
se presenta cuando existen dos o tres embargos contra el mismo trabajador. Por
esta razón, resulta pertinente abordar el tema, precisando conceptos
fundamentales para que los lectores puedan tener claro que ocurre en estos casos

En primer lugar, debe mencionarse que los elementos
integrantes del salario, por disposición expresa del artículo 127 del Código
Sustantivo del Trabajo, subrogado por el artículo 14 de la Ley 50 de 1990, son:

?Elementos integrantes del salario. Constituye salario no
sólo la remuneración ordinaria, fija o variable, sino todo lo que recibe el
trabajador en dinero o en especie como contraprestación directa del servicio,
sea cualquiera la forma o denominación que se adopte, como primas, sobresueldos,
bonificaciones habituales, valor del trabajo suplementario o de horas extras,
valor del trabajo en días de descanso obligatorio, porcentajes, sobre ventas y
comisiones”.

Bajo este contexto y en relación lo expresado inicialmente
debe aclararse que el artículo 154 del Código Sustantivo del Trabajo, modificado
por el artículo 3° de la Ley 11 de 1984, prescribe:

?No es embargable el salario mínimo legal o convencional?.

A su vez el artículo 155 del mismo Código, modificado por el
artículo 4° de la Ley 11 de 1984 dispone:

?El excedente del salario mínimo mensual sólo es
embargable en una quinta parte?.

La excepción a la norma citada, son los embargos por deudas a
cooperativas y por pensiones alimenticias, estipuladas en el artículo 156 del
Código Sustantivo del Trabajo, que señala:

?Todo salario puede ser embargado hasta el cincuenta por
ciento (50) a favor de cooperativas legalmente autorizadas, o para cubrir
pensiones alimenticias que se deban de conformidad con los artículos 411 y
concordante s del Código Civil?.

En relación a los descuentos que se le pueden hacer a un
trabajador debemos tener en cuenta lo estipulado en el artículo 149 del Código
Sustantivo del Trabajo.

?Descuentos prohibidos. 1. El patrono no puede deducir,
retener o compensar suma alguna del salario, sin orden suscrita por el
trabajador, para cada caso, o sin mandamiento judicial. Quedan especialmente
comprendidos en esta prohibición los descuentos o compensaciones por concepto de
uso o arrendamiento de locales, herramientas o útiles de trabajo; deudas del
trabajador para con el patrono, sus socios, sus parientes o sus representantes;
indemnización por daños ocasionados a los locales, máquinas, materias primas o
productos elaborados, o pérdidas o averías de elementos de trabajo; avances o
anticipos del salario; entrega de mercancías, provisión de alimentos y precio de
alojamiento.

2. Tampoco se puede efectuar la retención o deducción sin
mandamiento judicial, aunque exista orden escrita del trabajador, cuando quiera
que se afecte el salario mínimo legal o convencional, o la parte del salario
declarada inembargable por la ley, o en cuanto el total de la deuda supere al
monto del salario del trabajador en tres meses?.

Las normas citadas revelan la protección legal que ampara al
salario de los trabajadores y por ello, sujeta cualquier descuento o deducción a
la autorización escrita del trabajador para cada caso o al mandamiento judicial,
es decir, dentro de los descuentos están contemplados los embargos.

De lo anterior se desprende que para efectos de realizar
descuentos a un trabajador de su salario, se deben sumar todos los conceptos por
los cuales obra autorización de descuento y de la suma de todos ellos, el
descuento no podrá exceder el 50% del salario del trabajador.

El orden de los embargos

Frente al orden en que se deben ejecutar las solicitudes de
embargo cuando existen varios por diferentes conceptos, debe tenerse en cuenta
que los embargos ordenados sobre el salario de un trabajador deben de seguir el
orden de llegada de los respectivos juzgados, es decir, cubierto el primero debe
procederse al cumplimiento del segundo y así sucesivamente, teniendo en cuenta
que el salario mínimo es inembargable, salvo por deudas a cooperativas o fondos
de empleados y por pensiones de alimentos, y que su excedente, sólo se puede
embargar hasta en una quinta parte.

No obstante, cuando se trate de un embargo por alimentos, el
artículo 36 de la Ley 75 de 1968, señala:

?Si al decretarse la orden de prestar alimentos, los
sueldos, pensiones o prestaciones sociales se encontraren ya embargados, la
orden se hará efectiva inmediatamente por la diferencia entre la cantidad
embargada y el cincuenta por ciento de que trata el artículo 76 de la Ley 83 de
1946, dejando a salvo en todo caso el privilegio que reconoce el artículo 33 de
la presente ley?.

Ya que la Ley 83 de 1946 fue derogada por el anterior Código
del Menor (Decreto No 2737 de 1989), cuando la norma citada remite al artículo
76 de la Ley 83 de 1946, debe entenderse que lo hace al artículo 153 de dicha
normatividad, artículo que sigue vigente por disposición expresa de la ley 1098
de 2006, mediante la cual se expidió el Código de la Infancia y la Adolescencia.

El artículo 2495 del Código Civil adicionado por el Decreto
2737 de 1989, en su artículo. 134 y en relación con los embargos por alimentos
estipula:

?Los créditos por alimentos a favor de menores pertenecen
a los créditos de primera clase y se regulan por las normas del presente
capítulo y, en lo allí no previsto, por las del Código Civil y de Procedimiento
Civil.?

De lo anterior se concluye que cuando existan descuentos o
embargos por parte del trabajador, diferentes a los alimentos y llegase una
orden judicial para un descuento por este concepto, deberá el empleador proceder
a dar prelación al mismo.

En cuanto al concepto de ?prestaciones sociales?
resulta ilustrativo lo expresado por la Sala de Casación Laboral de la Corte
Suprema de Justicia, en Sentencia de febrero 12 de 1993, en la que señaló:
?Entendiéndose las ?prestaciones sociales? como el mecanismo de seguridad social
ideado por el legislador nacional para cubrir los riesgos que afectan el
desempleo, la salud y la vida del trabajador, resulta apenas lógico que
cualquier otro régimen legal o convencional, orientado a amparar estas
contingencias, constituirá igualmente una prestación social, en la misma forma
que lo son las sumas de dinero o los beneficios que se reconocen por razón de
accidente de trabajo, la enfermedad profesional o común, la maternidad, los
gastos de entierro, el auxilio de cesantías, las pensiones de jubilación o
vejez, las pensiones de viudez, orfandad e invalidez, garantías todas no
obstante su distinta finalidad especifica se agrupan dentro del genero de las
?prestaciones sociales?, porque están dirigidas a cubrir riesgos laborales?.

En este orden de ideas, a los trabajadores particulares
privados se les aplica el Código Sustantivo del Trabajo y todo contrato de
trabajo, cualquiera sea su modalidad, genera el pago de las siguientes
prestaciones sociales y demás derechos laborales:

1. Salario. No puede ser inferior al mínimo legal
cuando el trabajador labora la jornada máxima legal de ocho (8) horas diarias,
cuarenta y ocho semanales (48), para quienes laboran jornadas inferiores a la
mencionada, puede pagarse en proporción al número de horas trabajadas.
(Artículos 145 y 147 del Código Sustantivo del Trabajo).

2. Vacaciones anuales. El artículo 186 del Código
Sustantivo del Trabajo establece ?Los trabajadores que hubieren prestado sus
servicios durante un (1) año tienen derecho a quince (15) días hábiles
consecutivos de vacaciones remuneradas?.

Así mismo y en relación al pago de las vacaciones, la Corte
Constitucional declaró inexequible el numeral 2° del artículo 189 del Código
Sustantivo del Trabajo, modificado por el artículo 27 de la Ley 789 de 2002, en
el sentido de determinar que habrá lugar al pago proporcional de vacaciones sin
tener en cuenta la fracción de tres meses para este efecto, esto es, se
compensará en dinero las vacaciones cualquiera que haya sido el tiempo de
servicios del trabajador.

3. Prima de servicios: Se encuentra regulada en el
Artículo 306 del Código Sustantivo del Trabajo que señala:

?1. Toda empresa está obligada a pagar a cada uno de sus
trabajadores, excepto a los ocasionales o transitorios, como prestación
especial, una prima de servicios, así:

a) Las de capital de doscientos mil pesos ($2000.000) o
superior, un mes de salario pagadero por semestres del calendario, en la
siguiente forma: una quincena el último día de junio y otra quincena en los
primeros veinte (20) días de diciembre, a quienes hubieren trabajado o
trabajaren todo el respectivo semestre o proporcionalmente al tiempo trabajado,
siempre que hubieren servido.

b) Las de capital menor de doscientos mil pesos
($2000.000) o superior, un mes de salario pagadero por semestres del calendario,
en la siguiente forma: una semana el último día de junio y otra semana en los
primeros veinte (20) días de diciembre, a quienes hubieren trabajado o
trabajaren todo el respectivo semestre o proporcionalmente al tiempo trabajado,
siempre que hubieren servido.

(…) ?

Mediante Sentencia C-042 de 2003, la Corte Constitucional
declaró inexequible la expresión: ?…por lo menos la mitad del semestre
respectivo… ?,
del literal a) del citado artículo 306 del Código
Sustantivo del Trabajo.

Por su parte, en la Sentencia No. C- 034 de 2003, fue
declarada inexequible la expresión: ?…y no hubieren sido despedidos por
justa causa…?,
del artículo 306 del mismo Código.

En este orden de ideas, de conformidad con el artículo 306
del Código Sustantivo del Trabajo, y teniendo en cuenta las declaraciones de
inexequibilidad de su texto, hay lugar al reconocimiento de dicha prestación a
los trabajadores que hubieren trabajado o trabajaren todo el respectivo semestre
o proporcionalmente al tiempo de trabajo y la terminación del contrato, haya
sido con o sin justa causa, y debe cancelarla toda empresa o empleador que
desarrolle una actividad que se traduzca en un resultado económico.

4. Auxilio de cesantías: El artículo 249 y siguientes
del Código Sustantivo del Trabajo, establece:

?Todo patrono está obligado a pagar a sus trabajadores, y
a las demás personas que se indican en este capítulo, al terminar el contrato de
trabajo, como auxilio de cesantía, un mes de salario por cada año de servicio, y
proporcionalmente por facciones de año.?

5. Intereses a la cesantía: El numeral 2, artículo 99
de la Ley 50 de 1990, consagra:

?El empleador cancelará al trabajador los intereses
legales del 12% anual o proporcionales por fracción, en los términos de las
normas vigentes sobre el régimen tradicional de cesantías..?

6. Seguridad Social: La afiliación al Sistema Integral
de Seguridad Social es obligatoria para todos los trabajadores en pensión, salud
y riesgos profesionales, de conformidad con el artículo 15 de la Ley 100 de
1993.

7. Dotación: El artículo 230 del Código Sustantivo del
Trabajo, modificado por el artículo 7° de la Ley 11 de 1984, señala los
requisitos para que el trabajador tenga derecho a está prestación y ellos son:

?Todo patrono que habitualmente ocupe uno (1) o más
trabajadores permanentes deberá suministrar cada cuatro (4) meses, en forma
gratuita, un (1) par de zapatos y un (1) vestido de labor al trabajador cuya
remuneración mensual sea hasta dos (2) veces el salario mínimo más alto vigente.
Tiene derecho a esta prestación el trabajador que en la fecha de entrega de
calzado y vestido haya cumplido más de tres (3) meses al servicio del
empleador?.

Por otra parte el artículo. 232 del citado código modificado
por el artículo 8° de la Ley 11 de 1984, señala:

?Los patronos obligados a suministrar permanentemente
calzado y vestido de labor a sus trabajadores harán entrega de dicho elemento en
las siguientes fechas del calendario: 30 de abril, 31 de agosto y 20 de
diciembre?.

La dotación debe otorgarse con los requisitos que dispone el
artículo 1° del Decreto Reglamentario 982 de 1984, el cual señala:

?Para efectos de la obligación consagrada en el artículo
7° de la Ley 11 de 1984, se considera como calzado y vestido de labor el que se
requiere para desempeñar una función o actividad determinada?.

El overol o vestido de trabajo de que trata el artículo 230
del Código Sustantivo del Trabajo, modificado por el artículo 7° de la Ley 11 de
1984, debe ser apropiado para la clase de labores que desempeñen los
trabajadores y de acuerdo con el medio ambiente en donde ejercen sus funciones.

En relación con el embargo de las prestaciones sociales, el
artículo 344 del Código Sustantivo del Trabajo contempla:

?Principio y excepciones

1. Son inembargables las prestaciones sociales, cualquiera
que sea su cuantía.

2. Exceptuándose de lo dispuesto en el inciso anterior los
créditos a favor de las cooperativas legalmente autorizadas y los provenientes
de las pensiones alimenticias a que se refieren los artículos 411 y concordantes
del Código Civil; pero el monto del embargo o retención no puede exceder del
cincuenta por ciento (50%) del valor de la prestación respectiva.?

You can leave a response, or trackback from your own site.

Leave a Reply

Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!